Crónica de Amor y Exilio • El Punk como fuerza vital

Hoy es 14 de julio de 2017. Hace 10 años conocí el amor. Estaba lejos. Era fiesta anti nacional en París, y todo era alegría1. Me senté en sus piernas y pensé: encontré un ancla. Tuve que irme a vivir a las lejanas lejanías para conocer el amor verdadero y el significado de la eternidad. Cuándo llegará el momento de partir de nuevo, no lo sé. De alzar vuelo y volver a Ser. Volver al nido, aunque ya tengo varios. Hoy hace 10 años tenía puesta mi camiseta de Sacrilege y alguien me cobijó las ausencias. El desarraigo se me hizo vivible. Dejé de pensar que no había lugar para mí en la tierra. Encontré refugio en unos brazos y aprendí, quizás a los trancazos por no estar preparada aún para ello, aprendí que mi presencia era querida y necesaria. Parches cosidos de The Mob aquí en Cali y suena un cover de Eskorbuto hecho por una banda de Oakland. Muero de emoción.

 

Distintas latitudes. Me ponen Parálisis Permanente y no puedo evitar sonreír. ‘‘Cuando se vuelva a ir, no se olvide’’. Me dice uno de mis más queridos amigos, a modo de profecía. Lo de irme, no lo del Olvido. ¿Y por qué brindamos? Pues brindemos por la Amistad, que es lo único que nos queda. Ahora suena Alaska y no puedo dejar de pensar en las incógnitas que dejé suspendidas en el aire. Sí, no, sí, no, sí, no. ‘‘Vos mejor que madurés’’, dice esa cancioncita de otrora, tan mediocre y cómica a la vez. Pero eso es pa’ las frutas. Ve y qué. Viva el 14 de julio, uno bien apátrida y cargado de rebeldía. Solo porque esa noche supe que no estaba muerta en vida. Porque ese día me cambió la existencia para siempre. Viva el amor y viva el Punk.

 

crónica de amor y exilio

♥ Dedicado a mi alter ego

♥ Y a todos mis amigos/as

 

 

(1) Sí, lo de la Bastilla, toda esa vaina, mi gente no lo celebra. Como el 20 de julio, día de la Independencia aquí en Colombia. Haga de cuenta.

 

 

 

Sobrevivientes

Sobrevivientes

Poema para un viejo amigo de cartas y chocolate caliente

 

Sobrevivimos a una dictadura,

Sobrevivimos a todas las guerras.

Las de afuera, las de plomo y sangre.

Las de adentro también; soledad y aislamiento.

Sobrevivimos a los tanques y metrallas.

Sobrevivimos a las cartas por correo,

Las que llegaban abiertas, rasgadas, ya leídas…

Sobrevivimos a los prejuicios:

Los del acento, los de la melanina, los del origen.

Ser poco y ser mucho, pero siempre en demasía

Para un mundo gris que no siempre celebra la divergencia.

Sobrevivimos a una dictadura,

Que en realidad fueron dos.

Sobrevivimos al océano;

Compartimos vinilos, postales, anécdotas

Y quizás uno que otro chocolate caliente.

Con o sin pan, pero escuchando punk, siempre.

Y mirándonos a los ojos,

Nos acompañamos en el frío;

También en el magma sobrecogedor,

De aquellos días donde mataban a la gente por pensar.

Muchos se volvieron amnésicos, acomodaticios con la Historia.

A mí, en cambio, me gusta honrar la Memoria:

Lo desgarrador y lo sublime.

Por eso me gusta recordar.

Recuerdo que fuiste trickster y arruinaste el guion.

Recuerdo esa mañana gris-celeste como un quejido sordo…

Ya qué más da. Nunca sabré. Nunca hablarás.

Recuerdo nuestras charlas sobre punk japonés,

Música friki, fanzines, la gente que puebla nuestra tristeza honda,

Y te extraño, amigo mío.

El punk nos convirtió en familia,

Pero una de la cual no se ha de renegar.

El punk también nos separó

Con sus episodios a lo Cukor.

Gaslight, gaslight, y traición.

Ya qué más da. Nunca sabré. Nunca hablarás.

Sobrevivimos a una dictadura.

La guerra casi nos mata; la de afuera y la de adentro.

Ni tú ni yo nos ahogamos en el mar.

Así mismo te acercaste, y me reconociste.

No pude sino aceptar. Compartimos ciertas fibras

Del Ser, que hoy por hoy, son escasas.

Hablamos, te perdoné. Casi te excusas. Te callé.

Te volví a perdonar. Nos abrazamos.

Y así es esto. Sobrevivimos a una dictadura.

Sobrevivimos a nosotros mismos.

Ojalá la vida sea generosa

Para que no tengamos que volver a sobrevivir.

Ni tengamos que volver a callar

Ni escribamos cartas leídas por esbirros

Ni debamos esconder nuestros discos

Ni nadie nunca nos vuelva a mirar mal

Por ahora, solo el presente.

¡Lienzo en blanco!

Para reverberar luz de vida

Para ser Arte y ser Palabra

Sobrevivientes, así nos llaman.

 

sobrevivientes00

 

 

 

Filosofía para Punks & Traducción pt. 3 • Heresy de Antisect: tabula rasa y libertad. Música para lxs que no perdemos la esperanza.

Si me conoce, ya sea en persona o por mis escritos, sabrá que amo Antisect. Soy una persona old school; dícese de alguien que sabe apreciar las buenas cosas, las que ni el tiempo ni las fluctuantes modas pueden destruir. Me gusta lo clásico y eso se ve reflejado en muchos de mis gustos. Y claro está, en uno de los amores más grandes de mi vida que es el crust-punk. Antisect es una banda maravillosa, no solo por ser pioneros de tan magno género musical, junto con Amebix, Deviated Instinct, Axegrinder (amor, amor, amor) y otras tantas (déjenme mencionar a mis amores), sino por su contenido.

 

Una cosa es empezar algo y llevarse los laureles solo por eso. No, con Antisect no es así. Antisect es una banda que sobresale en la historia del punk por el arte, la manera de tocar, y la calidad de sus letras. No son una banda genérica, como le pasa a muchas bandas de crust modernas, que la verdad, me parecen insípidas; sobre todo cuando entran en la categoría ‘‘neocrust’’. Música para gente que no tiene el suficiente criterio de amar lo sublime. Lo siento, no me disculpo. (Sí, sí, hay bandas chéveres de neocrust y algunas son buenas pa’ sacudirse el tedio; y no, nadie lo odia si piensa que el neocrust es lo máximo. Botón de drama desactivado, gracias). Pero no voy a mancillar este escrito con veneno hacia lo mundano. Quiero hablar de Antisect.

 

Con Antisect me pasó algo similar a como cuando descubrí CRASS. Al principio la no-música no me mató, no es que yo dijera ufff qué epifanía, amé este ruido, no. Pero de manera intuitiva sabía que iba a representar un cataclismo en mi vida. Un antes y un después. Y algo muy positivo. Sabía que era un enigma que no solo iba a pasar el resto de mi vida resolviendo, sino amando cada una de sus incógnitas. Antisect.

 

Existe algo llamado tabula rasa, que significa empezar de cero. Es lo que ocurre después de una deconstrucción total, y más aún, de una destrucción completa de cada cosa aprendida, fagocitada y repetida a lo largo de nuestras vidas. Hago énfasis en que deconstrucción y destrucción son momentos distintos en el recorrido filosófico y humano de una persona. Cuando hacemos deconstrucción, sometemos a análisis cada creencia nuestra, examinando su validez, sentido y sobre todo utilidad en nuestras vidas. Dejamos lo que sirve, y lo demás, lo desechamos o lo ajustamos, según nos plazca.

 

Sin embargo, durante un proceso destructor, aniquilamos a nuestro paso todas nuestras antiguas creencias. Es similar a tener una ciudad edificada, esa en la que tan cómodos/as nos sentimos a ratos, pensando que hemos encontrado certezas, y de repente, ¡bum! Estalla una bomba nuclear en nosotros/as mismos/as, transformando así de distintas maneras el funcionamiento de nuestro intelecto y nuestro corazón, alterando así de manera irrevocable cómo vivimos y cómo nos relacionamos con un entorno. La vida no vuelve ser la misma.

 

De esto se trata la tabula rasa. Es una manera radical de darle reset a nuestra forma de ver el mundo. ¿Para qué sirve esto? Bueno, para deshacernos de lo que no nos aporta ya nada. Para renovarnos y poder avanzar. Creo que con esas razones es más que suficiente.

 

Esta canción de Antisect es un cuestionamiento filosófico; con preguntas incisivas, perspicaces y sin tregua, nos incita a mirar hacia adentro. Solo indagando en lo más profundo de nosotros/as mismos/as encontraremos respuestas. Sabremos discernir lo verdadero de lo falso. Nos purificaremos de lo que daña nuestra alma y abandonaremos todo dogma obsoleto: sea producto de la sociedad en la que vivimos o conclusión del mundo que pretendemos construir. Los dogmas del punk (y/o contraculturales en general) también pueden llegar a ser aburridos, y peor aún, ficticios.

 

Antisect para toda la vida. Este escrito no es tan lírico, porque a veces hay que dejar manar el agua de la fuente misma y callar. El silencio trae consejo. Así como Heresy, esta hereje canción, que devorarla a todo volumen me trae paz. Esa tan esquiva, que va y viene como el oleaje poético del Océano Pacífico que portentoso, a tan solo 3 horas de mi ciudad, nos regala la tan esperada brisa de las cinco de la tarde. Antisect, salpicón de frutas, poemas de Cavafis, un par de buenos orgasmos nocturnos, y también de lloradas bajo la ducha, son todo lo que necesitamos para renacer.

 

Traducción a español de la canción

ANTISECT, Herejía

 

Cuál es tu razón de ser

Quién es tu Dios

A quién le pertenece tu mente

Qué camino sigues

A nombre de quién hablas

Qué máscara llevas puesta

Quién establece tus límites

Cuál es tu debilidad

Dónde reside tu amor

Cuáles son tus sueños

Dónde está tu criterio

Qué te motiva a seguir

Qué tan grande es tu prisión

Qué alimenta tu odio

Dónde te escondes

Cuáles son tus fortalezas

Cuáles son tus pesadillas

Cuándo lloras

Qué tan altas son tus murallas

Cuál es tu arma

Qué tan lejos puedes ver

Dónde están tus valores

Cuál es tu verdad

Qué te produce alegría

Por quién sangras

De qué lado te volteas

Quién carga con tu peso

Qué tan grande es tu prisión

Qué tan profunda es tu búsqueda

Quién es tu esclavo

Qué tan brillante es tu llama

Dónde está tu futuro

Qué ofreces

Cuáles son tus barreras

A quién le pertenece tu mente

Cuál es tu escudo

Qué robas

Cuál es tu justicia

Quién es tu mártir

Dónde te sientes acorralado

Cuál es tu libertad

Cuál es tu paz

Cuál es tu razón de ser

Dónde está tu fe

Por qué tu pasado es lo que es

A quién oprimes

Por qué te importa

Cuál es tu esclavitud

Qué utilizas

Qué tan altas son tus murallas

Dónde está tu cordura

Dónde está tu enemigo

Qué tanto puedes soportar

Cuál es tu sabiduría

Qué alimenta tu odio

Por quién sufres

Quién es tu chivo expiatorio

Qué es lo que argumentas

Cuál es la razón de tu miedo

Por qué causa luchas

Cuál es tu respuesta

Cuánto tiempo te queda

En qué momento estás

Es tiempo de cambiar

 

antisect.jpeg

 

 

What is your purpose – Who is your god – Who owns your mind – What path do you follow – For whom do you speak – Which mask do you wear – Who draws your line – What is your weakness – Where lies your love – What are your dreams – Where are your standards – What keeps you going – How large is your prison – What breeds your hate – Where do you hide – Where are your strengths – What are your nightmares – When do you cry – How high are your walls – What is your weapon – How far can you see – What is your truth – Where are your values – What brings you joy – For whom do you bleed – Which way do you turn – Who carries your burden – How large is your prison – How deep is your search – Who is your slave – How bright is your flame – Where is your future – What do you offer – What are your barriers – Who owns your mind – What is your shield – What do you steal – What is your justice – Who is your martyr – Where is your corner – What is your liberty – What is your peace – What is your purpose – Where lies your faith – Why was your past – Who do you oppress – Why do you care – What is your bondage – What do you use – How high are your walls – Where is your reason – Where is your enemy – How much can you take – What is your wisdom – What breeds your hate – For whom do you suffer – What is your scapegoat – What do you argue – Why is your fear – What is your cause – What is your answer – How long have you got – What is the time – It’s the time for change

ANTISECT, Heresy

 

 

Monolith Cream of Rebel Squash soup and why Amebix is better than Plato

Creamy Monolith squash soup. It sounds like an oxymoron, because how can be something creamy be associated with a monolith. But thing is, this recipe does not accept logical limits and besides that, it is a tribute to a couple of magnificent things in life: squash and Amebix.

 

Squash is known by different names in Spanish. In English too, some people prefer to call it butternut, or pumpkin, depending on the variety. But they all belong into the Cucurbita family. In my mother tongue, we call it ‘‘ahuyama’’ which sounds beautiful. Amebix is only known by its forename and woe to the ones who misspell its name or confuse it with another band. Seriously?

 

Squash is good for health, not only physical but spiritual as well. Why? Because at least in my case, it takes me back to childhood. The first cream of squash soup that I tried was my Mother’s and I still think it will always be the best one. More so, to be totally honest, this recipe I am sharing today is 90% hers. Of course, in my emotional imaginary, hers will always be my favorite.

 

And it is good for physical health as well, because squash has a lot of Vitamin A, useful to potentiate the capacity of our supranalytical eyes. Lots of healing properties are attributed to squash, and among those, preventing cancer; but not Cancer Spreading, because nobody will save us from having musical orgasms listening to that delicious Italian stenchcore. People think it is diuretic, and its high phosphorus content works as fuel for our brains. Better than reading Simone de Beauvoir, let us say. It is also said that it helps to diminish wrinkles but at Stenchcore Diva we do not worry about that yet, because people still say to her writer aka myself, that I look 10 years younger than what I really am.

 

I am totally in love with squash because it is neither sweet nor savory but you cannot qualify it as ‘‘neutral’’ either. She is simply what she is, no matter the categories. She can be the queen of a salty recipe and of a sweet one, simultaneously. She can navigate in all worlds, in several cultures and in different eras. I love her, I mean, squash, because it resembles me. Or I look like her, I mean, squash.

 

Without further chit chat, you only need a few things for this recipe.

 

  • 1 squash, preferably a big one
  • 2-3 potatoes
  • ½ red bell pepper
  • 1 white onion
  • Salt

 

Every good syllogism rests on certain premises. The ones for this recipe are well rinsed vegetables, chopped into medium-sized chunks. Of couuuuurse. What did you expect.

 

  • Squash: you peel it, and take off the seeds.
  • Potatoes: you peel them and cut them into halves, like the half of the moon.
  • Red bell pepper: you need to remove the white parts and the seeds.
  • Onion: you peel it and cut it in 4 parts.
  • Salt: best to use sea salt.
  • Having a good-sized cooking pot.
  • Feeling love towards Amebix.

 

In a big cooking pot, you throw in the vegetables just like I explained above; you cover them with water and a little bit more, but not too much because we’re making a cream of soup and we do need consistency. You begin to cook this wonder.

 

When it boils, you turn down the heat to a medium and you wait until all the vegetables are well cooked. To be sure, we can impale (yes) the potatoes and the squash chunks with a knife, to check if they are ready. Yeah, Vlad Dracul style. Afterwards, we add the salt; personally, I love salt and I use 1 spoon for a big pot. You can add a sprinkle of olive oil or sunflower oil and nothing more.

 

Once you turn it off, you wait till everything is warm (I hate that word, especially in Spanish! It’s horrid! We say ‘‘tibio’’) or till it is cold. You grab a ladle, and you put the vegetables with its broth in the blender and you blend it all step by step. When everything is well blended and homogenous, you can warm it up again if you intend to have some soup right away or you can store it in the fridge in a proper container waiting to be devoured the next day.

 

You can serve it with parsley or cilantro, croutons, tortilla chips, potato kind-of-matches (Mother, I always hated them, ewww), vegan cream or the one you prefer, Parmesan cheese (faux or not, up to you), chives; I do not know, well, I am just giving you ideas so you can decorate your dish. You can eat it the way you want it. It is not my problem.

 

Why did I choose the Monolith to baptize my recipe, which is not mine, but I claim it as mine… Simple. Because it is my favorite Amebix album, even though other people insist that the best one is Arise. I have never swum with the current and I do not share the opinion of the majority. For me, the best one will always be the Monolith, because it has a deep meaning in my History and it is maybe one of the records that has changed my life radically and shaped it for the better. Yeah, epic, I know. The day I die, play this album please, and I hope everybody has a bowl of creamy squash soup while they remember me.

 

 

Amebix, Chain Reaction

 

Rise into the light, and set a flame to the night
We must destroy the institution of fear
Every shadow of doubt, grind it out!
There is a vision now becoming so clear

Use your head, take control
Use your head, no gods no masters

Feel the strength from within, do you believe it’s a sin
To find the power lying inside your mind
Not from the cross or the gun
Not from the moon nor the sun
But rising from the very soul of mankind

We are straining at the leash!

We swear allegiance to none, be, not become
There is no one upon whom praise we will shower
I believe that the sin is the first to give in
On the path toward the ultimate power

 

 

Spanish translation for Bilingual readers and curious souls

Amebix, Reacción en cadena

 

Elévate a la luz, e incendia la noche

Debemos destruir la institución del miedo

Cada sombra de duda, ¡destrúyela!

Hay una visión que ahora se hace tan clara

 

Usa tu cabeza, toma el control

Usa tu cabeza, ni dioses ni amos

 

Siente la fuerza que viene desde adentro, ¿acaso crees que es pecado?

Para encontrar el poder que está dentro de tu mente

No que provenga de la cruz ni de las armas

No de la luna ni del sol

Sino surgiendo del alma misma de la humanidad

 

¡Estamos forcejeando con la correa!

 

No le juramos lealtad a nadie, ser, no devenir

No hay nadie a quien cubriremos de elogios

Creo que el pecado es el primero en claudicar

En el camino hacia el poder supremo

 

 

It is hard not being in love with this song. It has a few possible readings, each one deeper than the previous one, and that is something I love about Amebix. It begins exhorting us to search for light, something that reminds me of Plato’s Cavern. Humankind is in darkness, the Tenebrae of ignorance, lost and subjected to shadows; it can’t get out of there unless someone drags it away from its own miasma. But in the punk vision of the world, it is up to us to take us away from that place.

 

It tells us to destroy the institution of fear. There are a lot of institutions that propagate fear, but this verse (because yes, Amebix is pure poetry), should be taken not only literally but in a metaphorical way. Fear as an institution, fear as a monolith, fear living inside of us, not letting us achieve our true potential.

 

The doubt, which in this case is not synonym with method or prudence, but of stumbling actions, of unfinished philosophical dissertations, of an individual paralyzed by anxiety not knowing what to do, this is the boring doubt Amebix invites us to destroy and surpass. Overcoming that impasse. Because the song tells us: our paradigms have been renewed, we possess a clear vision of where we really want to go.

 

Punk, and every movement that has strived to give human beings the power over their existence, be it existentialism, situationism and why not, let’s go way back in History to punk’s true ancestors, the cynics, they have dreamed that we take full responsibility for our thoughts, that we become the beginning and the end (pun intended) of our own speech. Far from earthly masters, hierarchies, tyrants, all those who want to oppress mankind and who actually do. Ripping humans of the most sacred, and that is our freedom. Neither a liberticide God up heaven, with its abject moral codes from shepherds of souls here on earth, and their speech of sacrifice, penury, suffering, nor the politicians will be able to make us bow before them and submit to their ridiculous anti-vitalist perspective.

 

Our spirit’s force is real; therefore, it is the one thing that will keep us alive. Nonetheless, some people consider it to be a sin or call it subversion, because they are not used to think for themselves and even less to live by their own law. According to Antisect, a band that also changed my life, ‘‘your standards, your law’’.

 

A real power, transformative, limitless, which does not seek to conquer or dominate other people, but to be a life giver and make any change possible, every harvest abundant and to renew ourselves, deep within. It is a power coming from ourselves, it is not alienated by religious fictions and it is neither a gun that they put on our forehead, nor does it come from obsolete mysticisms but instead of what really is: the beating heart of mankind.

 

The song keeps going, quoting the idea that we are dogs, tied and domesticated who are rebelling and breaking their chains; we can see the metaphor with the image of being straining at the leash. The natural thing is that we destroy those ties, in order to be able to be ourselves. Nobody is going to give us freedom, only ourselves can (and maybe, the squash soup).

 

Like good pirates, we do not swear allegiance to no one unless they deserve it. We do not practice gratuitous gallantry, we always are who we really are, in front of anyone and we deal with the vicissitudes of life. If Death comes, we wait for her with a glass of whiskey and a smile on our faces. If a love disappoints us, in the same easy manner we let it in, we banish it; if a friend betrays us, s/he betrays her/himself and we will ignore his/her misdemeanor or we will wait till the Universe avenge us. The persons who have a corrupted soul are the ones who first surrender to the mermaids’ call. Us, on the contrary, who were forced to become sea wolves by being pariahs here or there, we walk with a light heart and full of life, out of the cavern, heading to that vision of world where we want to live. Everything starts with ourselves.

 

Long live to creamy squash soup.

Long live to the ones who dare to think.

Long live to the ones who dare to love.

Long live Amebix and the tropical rain keeping me company while I give birth to these writings induced by insomnia.

 

Written in Cali, Valle del Cauca, Colombia

During the delicious month of June 2017 ♥

 

20170504_010454-0

No Gods, No Masters, baby! ♥

© Stenchcore Diva

 

Original Spanish version

Versión original en ESPAÑOL

https://stenchcorediva.wordpress.com/2017/06/14/crema-de-ahuyama-rebelde-monolith-y-de-por-que-amebix-es-mejor-que-platon/

 

 

 

 

 

 

Crema de Ahuyama rebelde Monolith y de por qué Amebix es mejor que Platón

Crema de ahuyama Monolith. Suena a oxímoron, porque cómo algo cremoso va a ser asociado con un monolito. Pero es que esta receta no acepta límites lógicos y además de todo, es un homenaje a dos cosas grandiosas de la vida: la ahuyama y Amebix.

 

A la ahuyama se le conoce por varios nombres. Zapayo, calabaza, pero yo le digo ahuyama porque suena bonito. A Amebix solo se le conoce por su nombre de pila y ay de aquel que quiera confundirla con otra banda.

 

La ahuyama es buena para la salud, no solo física sino espiritual. ¿Por qué? Porque al menos en mi caso, me transporta a la infancia. La primera crema de ahuyama que probé fue la de mi Mamá y sigo pensando que siempre será la mejor. Es más, para serles sincera, esta receta que hoy reproduzco es la de ella en un 90%. Claro está, en mi imaginario emocional, la de ella siempre será mi favorita.

 

Y física porque bueno, la ahuyama tiene mucha Vitamina A, que sirve para potenciar la capacidad de nuestros ojos supranalíticos. Se le atribuyen virtudes curativas de todo tipo, entre esas prevenir el cáncer, aunque no Cancer Spreading, porque de tener orgasmos auditivos escuchando ese delicioso stenchcore italiano, nadie podrá librarnos. Se piensa que es diurética, y su alto contenido de fósforo sirve de combustible cerebral. Mejor que leer a Simone de Beauvoir, como quien dice. También se cree que elimina las arrugas, pero de eso no nos preocupamos todavía en Stenchcore Diva, porque a su autora es decir a mí, todavía me ponen 10 años menos de los que en realidad tengo.

 

Me encanta la ahuyama porque no es ni dulce ni salada, pero tampoco podría calificarse de ‘‘neutra’’. Ella simplemente es lo que es, sin importarle las categorías. Puede ser la reina de una receta salada, como de una receta dulce. Circula en todos los mundos, en varias culturas y en distintas épocas. Me encanta porque se parece a mí. O yo me parezco a ella.

 

Sin más blablá, para esta receta se necesitan pocas cosas.

 

  • 1 ahuyama de buen tamaño
  • 2-3 papas
  • ½ pimentón rojo
  • 1 cebolla blanca
  • Sal

 

Todo buen silogismo reposa sobre ciertas premisas. Las de esta receta son verduras lavadas y cortadas en trozos medianos. Obbbvio, o qué esperaban.

 

  • La ahuyama se pela, y se le quitan las semillas.
  • Las papas se pelan y se cortan en medialuna.
  • Al pimentón se le quitan las rayitas blancas y las pepas.
  • La cebolla se pela y se parte en 4.
  • La sal, mejor si es marina.
  • Tener una olla de buen tamaño.
  • Sentir amor por Amebix.

 

En una olla grande, se echan las verduras tal y como explico más arriba, se cubren de agua y un poquito más; que no haya demasiada porque vamos a hacer una crema y se necesita consistencia. Se pone a cocinar.

 

Cuando hierva, se pone a fuego medio y se espera a que todas las verduras estén bien cocidas. Para comprobar que ya estén, empalamos las papas y los pedazos de ahuyama con un cuchillo. Sí, a lo Vlad Dracul. Acto seguido, le añadimos sal al gusto; en lo personal soy salada y para una olla grande uso 1 cucharada sopera de sal. Un chorrito de aceite de oliva o de girasol y no más.

 

Una vez que se apaga, se espera a que todo esté tibio (¡cómo odio esa palabra!) o a que se enfríe. Con un cucharón se van echando las verduras con el caldo respectivo en la licuadora y se va licuando por partes. Cuando todo esté licuado de manera homogénea, se calienta de nuevo si se va a tomar ahí mismo o se guarda en un recipiente en la nevera esperando a ser devorada al día siguiente.

 

Se sirve con perejil o cilantro por encima, crutones (cf. croutons), tortillas aka maizitos o choclitos aquí en Colombia (léase, sucedáneos de d*oritos pero menos químicos), fosforitos de papa (Mamá, siempre los odié, guácala), crema de leche vegana o la que usted quiera, queso parmesano, cebollín picado; no sé, en fin, solo le doy ideas para que decore su plato. En realidad se la toma como usted quiera. No es mi asunto.

 

Que por qué elegí el Monolith para bautizar mi receta, que no es mía, pero me la apropio… Pues porque es mi álbum favorito de Amebix, así otra gente insista en que el mejor es el Arise. Nunca he ido con la corriente y no comparto la opinión de las mayorías. El mejor para mí siempre será el Monolith, porque tiene un significado profundo en mi Historia y es quizás uno de los discos que más ha cambiado mi vida. El día que me muera, que me pongan este disco y ojalá todos/as tomen crema de ahuyama mientras me recuerdan.

 

 

Amebix, Reacción en Cadena

 

Elévate a la luz, e incendia la noche

Debemos destruir la institución del miedo

Cada sombra de duda, ¡destrúyela!

Hay una visión que ahora se hace tan clara

 

Usa tu cabeza, toma el control

Usa tu cabeza, ni dioses ni amos

 

Siente la fuerza que viene desde adentro, ¿acaso crees que es pecado?

Para encontrar el poder que está dentro de tu mente

No que provenga de la cruz ni de las armas

No de la luna ni del sol

Sino surgiendo del alma misma de la humanidad

 

¡Estamos forcejeando con la correa!

 

No le juramos lealtad a nadie, ser, no devenir

No hay nadie a quien cubriremos de elogios

Creo que el pecado es el primero en claudicar

En el camino hacia el poder supremo

 

 

 

Amebix, Chain Reaction

 

Rise into the light, and set a flame to the night
We must destroy the institution of fear
Every shadow of doubt, grind it out!
There is a vision now becoming so clear

Use your head, take control
Use your head, no gods no masters

Feel the strength from within, do you believe it’s a sin
To find the power lying inside your mind
Not from the cross or the gun
Not from the moon nor the sun
But rising from the very soul of mankind

We are straining at the leash!

We swear allegiance to none, be, not become
There is no one upon whom praise we will shower
I believe that the sin is the first to give in
On the path toward the ultimate power

 

 

Difícil no amar esta canción. Tiene varias lecturas posibles, cada una más profunda que la anterior y eso es lo que me gusta de Amebix. Empieza exhortándonos a buscar la luz, algo que me recuerda a la Caverna de Platón. La humanidad en las tinieblas de la ignorancia, ensimismada y sujeta a las sombras, no puede salir de ahí a menos que alguien la saque de sus miasmas. Pero en la visión punk del mundo, somos nosotros mismos quienes debemos sacarnos de ahí.

 

Nos dice que destruyamos la institución del miedo. Instituciones que propagan el miedo hay muchas, pero este verso (porque sí, Amebix es poesía pura), debe ser tomado no solo de manera literal sino metafórica. El miedo como institución, el miedo como monolito, el miedo viviendo adentro nuestro, no dejando que desarrollemos nuestro verdadero potencial.

 

La duda que en este caso no es sinónimo de método ni de prudencia, sino de accionar que trastabilla, de disertación filosófica sin terminar, de individuo paralizado por la ansiedad de no saber qué hacer, esa duda aburridora es la que Amebix nos invita a destruir y sobrepasar. Salir de ese impasse. Porque nos dice la canción: nuestros paradigmas han sido renovados, tenemos una visión clara de a dónde queremos ir.

 

El punk y toda corriente que haya querido volver a darle al ser humano la potestad sobre su existencia, llámese existencialismo, situacionismo y por qué no, vayamos muy atrás en la Historia a los verdaderos ancestros del punk, los cínicos, han querido que nos apersonemos de nuestros pensamientos, que seamos el principio y el fin de nuestro propio discurso. Lejos de amos terrenales, jerarquías, tiranos, todos los que quieren oprimir al ser humano y que de facto lo hacen, arrebatándole lo más sagrado que tiene, que es su libertad. Ni un Dios liberticida arriba en el cielo, con los códigos morales abyectos de sus pastores de almas aquí en la tierra, y su típico discurso de sacrificio, penuria y sufrimiento, ni los políticos podrán hacernos bajar la cabeza y someternos a su ridícula perspectiva anti-vitalista.

 

La fuerza de nuestro espíritu es lo único real y que nos mantendrá en vida. Sin embargo, algunas personas ven esto como pecado o subversión ya que no están acostumbradas a pensar por sí mismas ni mucho menos a vivir acorde a su propia ley. Una ley que como diría Antisect, banda que también me cambió la vida, ‘‘your standards, your law’’ (tus estándares, tus leyes).

 

Un poder real, transformador, que no conoce límite ni busca conquistar o dominar a los demás, sino ser dador de vida y hacer posible cualquier cambio, toda cosecha fértil y renovarnos, desde lo más profundo. Es un poder que viene de nosotros mismos, no está alienado por ficciones religiosas ni es un arma que nos ponen en la sien, tampoco proviene de misticismos obsoletos sino de lo que es: el corazón palpitante de lo que nos hace ser humanos.

 

La canción sigue con la idea de que somos perros amarrados y domesticados en plena rebelión, rompiendo sus cadenas con la imagen de forcejear con la correa. Lo natural es que destrocemos esas ataduras a fin de poder ser nosotros mismos. Nadie nos dará la libertad, solo nosotros (y quizás, la crema de ahuyama).

 

Como buenos piratas, no le juramos lealtad a nadie que no se la merezca. No practicamos la galantería gratuita y siempre somos lo que somos, en frente de quien sea y con gallardía enfrentamos las vicisitudes de la vida. Si la Muerte nos llega, la esperamos con un whiskey en la mano y una sonrisa en la cara. Si un amor nos decepciona, así de fácil como lo dejamos entrar, lo desterramos; si un amigo nos traiciona, se traiciona él mismo e ignoraremos su oprobio o esperaremos a que el Universo se vengue a nombre nuestro. Las personas que tienen un alma corrupta son las primeras en ceder frente a cantos de sirenas. En cambio nosotros/as, que hemos tenido que volvernos lobos de mar a fuerza de ser parias aquí o allá, vamos con el corazón ligero y lleno de vida, fuera de la caverna, hacia esa visión de mundo donde queremos vivir. Todo empieza por nosotros/as mismos/as.

 

Larga vida a la crema de ahuyama.

Larga vida a la gente que se atreve a pensar.

Larga vida a la gente que se atreve a amar.

Larga vida a Amebix y a las lluvias del trópico que ritman estos escritos producto del insomnio.

 

 

Escrito en Cali, Valle del Cauca, Colombia

Delicioso mes de Junio de 2017 ♥

 

20170504_010454-0

No Gods, No Masters, baby! ♥

© Stenchcore Diva

 

English Version

https://stenchcorediva.wordpress.com/2017/06/14/crema-de-ahuyama-rebelde-monolith-y-de-por-que-amebix-es-mejor-que-platon/

 

Cinephilia

The afternoon plan was to be consumed by cinephilia, walking and drinking lemonade. I don’t like to go to the movies with other people. I will say it without ambiguity: I like to go to the cinema alone. If I go with someone, it has to be someone with whom I could sleep, for example. The act of sleeping, liberated from any sexual connotation. Something so intimate, the supreme vulnerability, isn’t something you can share with everyone. The same as being in front of the screen: those are my demons, my sorrows. Or let’s be clear, someone else’s, that I make mine. And my very own, purifying themselves through cinema, in a frenzy only to be compared with taking a shower after three days under this sun of ignominy. No other catharsis is as relevant, not even writing, because there’s the pression of what must be; an imperative of building worlds of ink and cellulose.

 

Whereas cinema, being myself just a spectator, feels like a breath of life. It’s not as simple either, because even contemplation is not completely passive. The eye has dynamism, it’s a choice; the eye always interprets. Even it ingratiates itself in a feigned passivity. To witness other lives, to look without being invited, to make fun of perfect strangers, but also suffering with them, is something that discharges the mind of its multiple anguishes. The characters end up being condemned to a dangerous closeness, worse than family, sometimes as intense as lovers.

 

I didn’t fall victim to my insufferable cinephilia. I started to dance, to pick on a few yearnings, to compose poems to the starry dawn, I dropped everything and started to write. Maybe I am a script in process from someone very sad, who will know how to reveal what now remains hidden in a suffocating everyday life. Thinking about that liberates me from all vane illusions and makes me free, in a raw way, without truce and without apologies.

 

James Stewart - vertigo

Alfred Hitchcock, Vértigo (1958) ♥

 

Versión original en ESPAÑOL

https://stenchcorediva.wordpress.com/2017/03/29/cinefilia/

 

 

A destiempo

A destiempo

Para un amor a quien hoy despido

Dedicado a aquel que es Abismo pero tiene miedo de reflejarse

 

Entra una ligera brisa por la ventana

Mientras escucho Johnny Cash una y otra vez.

Estés o no estés, no cambia nada.

Seás o no seás, la verdad, te lo digo: no cambia nada.

Muchas veces anhelé tener una ventana, una ventana chiquitica

O una gigantesca, donde del otro lado bailaran las palmeras

Con o sin lascivia, con o sin ritmo innato, con o sin ternura

Se yerguen hacia el cielo orgullosas, aunque es un orgullo del sosiego

Las palmeras saben quién son

Así como yo; lo que a vos te falta.

Pensé que el proyecto de quererte

Podría ser fructífero, no porque seás palo de mango

O yo pudiera llegar a pensar que te prefiero, antes que a las fresas, o las guayabas, o las uchuvas frescas. No, no fue eso.

Aunque llegué a creer que el proyecto de quererte

Podría ser bueno, para ambos.

La filosofía y el cine siempre se han llevado bien

La literatura y el cine siempre se han llevado bien

La poesía y el cine siempre se han llevado bien

Pero poco importa esto, si seguís siendo un niño

Creeme, te quiero. Incluso, te adoré.

A ratos, te he amado. Y no, no solo cuando hemos dado lidia

De madrugada, al anochecer o incluso en las tardes furtivas.

He amado cada centímetro de ti, y he practicado

Eso que Foucault llamaba la ética del care

Ese cuidar del otro, je me soucie de toi sabés, y me gusta.

Si te lo digo en francés no es por sonar sofisticada

Porque al menos yo, no necesito adornos

En cambio vos, muchachito, los rechazás, pero estás aún

Determinado a vivir con máscaras. La supuesta ausencia también es una.

Vivís perturbado por las cicatrices que un mal amor te dejó

Y te encontrás con uno bueno, y más te carcome el miedo.

Entonces querés jugar al villano, a modo de evasión.

Pero es inútil. Las reglas las puse yo cuando te dejé

Beber de mi hiel y hablarme al oído.

No fuiste vos el creador del juego.

¿El juego? No juego ninguno; pero si juego alguno, lo gano y vos perdés.

Te entiendo. A los 25 nadie conoce el amor.

Y si ya lo conoce, se ha evaporado.

El amor no ha de ser sinónimo de toxicidad

El amor no ha de ser sinónimo de desinterés

El amor para mí debe y será reinventado

En nombre del Caos.

En nombre de la vida y del fuego,

El amor será reinventado.

Pudiendo querer quererme, que sé fue esa la idea,

Ya que el primero en pronunciar la palabra

Que no debió ser pronunciada, —la palabra ‘‘amor’’

Ya que el primero en confesarse, y balbucear

Esa maraña de estar enamorado de esta arúspice

Ese fue usted, ¿o debo recordárselo?

No fui yo. Mi Amor no se lo doy a nadie hace

Más de mil días. No te creás tan importante.

Doy amor, pero no uno mayúsculo.

No hasta saber que el que está enfrente mío

Sabe rugir, y es un león como yo.

La vida te pidió en un momento inapropiado

Ser león, pero las gacelas como vos nunca podrán rugir.

No solas, ni tampoco conmigo.

Seás o no seás, te lo digo, no cambia nada.

Pero que yo esté o no esté, creeme, cambiará todo para vos.

Me gustan las personas que miran a la Muerte de frente

Y no se les arruga el corazón.

Me gustan las personas que confrontan el miedo al Abismo

No las que le huyen, de manera cobarde.

De cierta manera me reconforta que huyás

Porque yo hui primero de vos.

No quiero a nadie en mi vida incapaz de confrontar

El miedo visceral

Y que tan solo sea capaz en películas.

Espectador de tu miedo

Espectador de tu no/vida

Espectador de tu propio dolor en carne viva

Miedo que no enfrentás, miedo que te come

Vida que se desmadeja porque la vivís mal

Tu dolor, tu verdugo.

Sigue cantando Johnny Cash;

Mi corazón se siente en paz.

Para un amor a quien hoy despido.

El Trópico, a destiempo.

 

 

Escrito en Cali, Colombia el domingo 28 de mayo de 2017

En muy buena compañía musical y en ataraxia plena ♥

 

a destiempo

 

Ni evocación ni metáfora

Su pecho no es ni evocación ni metáfora. Es materia cruda, carne corruptible, capellán de burdel, aliteraciones en C, desvelo y Nada. Él es Nada. Está roto y aunque alegre, lleva consigo la marca de Demian. La veo en lo recóndito de su cuerpo aún inexplorado por almas afines, engañado en una conquista precoz del amor; espejismos. No hubo plan de encuentro ni guion preexistente. Llegó en silencio asomado a la ventana de un taxi después de mucho hacerse esperar. De nombre poco usual, que me hizo interrogarme sobre la naturaleza del desconocido. Hasta que lo vi llegar, envuelto en un misterio mortuorio y un dejo, una ausencia que me hipnotizó. Y ahora me tiene en ascuas saber y no saber. Quisiera poder bebérmelo como animal perfume, libación de almizcles satinados en pieles sudorosas librando batallas inútiles porque todo gozo es claudicar y a la vez trascender en el Otro.

 

Escrito en abril de 2017, Calicalabozo

Dedicado a aquel que trajo gozo y Abismo

En recuerdo de los días felices donde la alegría fue eterna

 

20170507_180831-0

 

 

 

 

Para qué, o la desgarradura

Para qué escribo

Para qué hablo

Para qué duermo

Para qué el insomnio

Para qué como

Para qué salir

Para qué encerrarme

Para qué el placer

Para qué el suicidio

Para qué el orgasmo

Para qué atardezco

Para qué esta tinta

Para qué esta lista

Para qué me cuestiono

Para qué la angustia

Para qué las tildes

Para qué este luto

Para qué si es conmigo misma

Para qué el hastío

Para qué dejarlo en vida

Para qué me torturo

Para qué me pregunto todo esto

Para qué sigo escribiendo

Para qué los para qués

Para qué si son injertos de muerte

Para qué el amor si no me quemo

Para qué el amor si se queman otros

Para qué las velas

Para qué si se prenden

Para qué si se apagan

Para qué el éxtasis

Para qué su corolario

Para qué el abismo

Para qué esa síntesis

Para qué estos pies

Para qué si sigo en el trópico

Tierra amada, bendecida y maldita

Para qué el dolor

Si reincide

Para qué esto

Y para qué

Para qué

Para qué

 

Para qué

 

Escrito un día-noche eterno sin luz ♥

 

La hora ámbar

A esta hora las hojas de los árboles son color ámbar, quemado a la luz de las farolas de esta ciudad que aunque sorda, sí habla. Sentada en un patio, respirando quietud y liquen de troncos avejentados; tierra húmeda siendo absorbida por mis dedos trashumantes. Hojas secas como los cuadernos que se abandonan al filo del maremágnum de vida y del sonido en demasía. Humo y sudor. Gentío y batahola. Los dúos del exceso.

A veces toca exiliarse en medio de la noche para pensar qué es lo que hacemos, o dejamos pasar. Los susurros no expiados de los amantes enarbolados cuando arrecia el desastre sobre la ciudad y nos salpica agua turbia en los tobillos ya hartos de caminar. Tanto trasegar y no elegir puerto fijo. El único puerto es este papel crepitante bajo la tinta que marca el sinsentido de las cosas ocultas, las que develamos con la palabra.

A esta hora el papel cruje distinto. A esta hora matamos la abulia y volvemos a Ser.

 

20161027_222241